¿Qué es un psicólogo?
Es un profesional de la conducta humana que enseña una serie de habilidades, técnicas y estrategias psicológicas para que las personas afronten los problemas de forma exitosa.La terapia no consiste en hablar con tu psicólogo una vez por semana, sino que consiste en acudir a la sesión presencial/online para aprender unas habilidades muy concretas.
¿Cuándo debo acudir a un psicólogo?
Cuando existe “dolor emocional”, en forma de emociones negativas como: depresión, miedo, pánico, cólera, deseperanza.
Cuando se ve afectada una o varios áreas de tu vida: relaciones con pareja/familia, diversiones, trabajo, descanso, alimentación, proyectos, calidad de vida y salud.
Cuando otros especialistas nos acosejan la necesidad de buscar tratamiento psicológico.
Cuando después de seguir un tratamiento psicofarmacológico, los resultados no son todo lo satisfactorios que deseas.

Adolescentes

¿Cuáles son los trastornos más comunes que podemos encontrar?

Problemática del adolescente

Oposicionismo, consumo de drogas y baja autoestima. Se trata de un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante en el que se dan enfados y desobediencia. En ocasiones, el joven no tiene hábitos de autodisciplina instaurados desde la infancia; ello repercute en su propia autonomía y en las dinámicas familiares.

Trastornos alimentarios

Los trastornos más frecuentes son la Bulimina nerviosa y la Anorexia Nerviosa. La bulimia nerviosa implica la ingesta excesiva de alimentos es un corto espacio de tiempo, en cantidades considerablemente superiores a las que una persona media ingeriría; además, suele venir acompañada de conductas compensatorias, como el vómito, el ejercicio excesivo y el uso de diuréticos y laxantes.

Por su parte, la anorexia nerviosa se caracteriza por un rechazo sistemático a mantener un peso corporal idóneo para su talla y edad, así como un intenso miedo a ganar peso. Normalmente, las jóvenes afectadas presentan dismorfia corporal, que es una alteración significativa de la percepción de su silueta y su tamaño.

Problemas de estudio

Fracaso Escolar: Imposibilidad por parte del adolescente de obtener los resultados académicos esperados

Habilidades sociales

Dificultad para relacionarse socialmente, bien por timidez o inhibición, o bien por presentar un comportamiento agresivo.

Problemas de ansiedad y depresión

Los problemas de ansiedad también son frecuentes durante la adolescencia. Tanto las fobias, la depresión, las crisis de pánico, la agorafobia, la ansiedad generalizada o la hipocondría afectan también a jóvenes de ambos sexos.

Las fobias son temores acusados y persistentes, pero también excesivos e irracionales, que se desencadenan ante la anticipación o presencia de una situación determinada: volar en avión, algunos animales o los exámenes.

Las crisis de pánico, a diferencia de las crisis de ansiedad, se presentan inesperadamente, provocando malestar físico y un miedo intenso con síntomas tales como sudoración, taquicardia o hiperventilación y dificultad para respirar. Esto, a su vez, genera un miedo intenso en la persona, lo que alimenta más todavía el temor a la crisis, estando estrechamente relacionada con la agorafobia. La agorafobia es la ansiedad que podemos sentir al vernos en lugares de los que no resultaría fácil escapar y en los cuales estamos muy expuestos; además, sentimos que en este lugar no podremos disponer de ayuda en caso de aparecer repentinamente una crisis de angustia.

La ansiedad generalizada implica un estado de preocupación excesivo y que limita las tareas diarias durante más de seis meses. La depresión es también frecuente en adolescentes: los jóvenes presentan una tristeza generalizada, pérdida de interés por actividades cotidianas que antes disfrutaban, como el deporte, pérdida o ganancia de peso y poca energía, gran dificultad para concentrarse, pérdida de rendimiento académico, pensamientos intrusivos de culpa, inutilidad, muerte…

La hipocondría también puede encontrarse en adolescentes, con una excesiva preocupación y miedo a padecer enfermedades graves interpretando a su manera los síntomas físicos que pueden percibir, o buscando “demasiada” información en internet.

Información de consultas

Contacte con BenStar sin compromiso.